Archivo mensual: julio 2011

El cosquilleo

 

ta.

 

 

 

 

© F. Javier Linares, 2011


Me autorretrato mas me autorretracto

Me autorretrato…

(por Javier Linares)

Me autorretracto…

(por Ivan Malevosky)

Si empezamos de arriba a abajo soy bello (no podríamos decir lo mismo si lo hiciéramos al revés),

si apartamos la selva en extinción, el disfraz contra la muerte,

el craneo, soy un animal bello.

Oscuramente bello y extraño.

Eso es lo que pienso de mí y sí, es demostrable;

aunque no soy el centro del mundo el mundo gira en torno a mí,

pese a quien pese.

Vistamos ese craneo de vida. Traspasemos la futura calva.

Dejemos la abstración también a un lado: Soy un animal curioso.

De mis ojos se han dicho maravillas (yo juraría que son cuencas mal adornadas), de mi boca tan sólo hay que probarla, de mis oídos que son una máquina perfecta que a veces bien parecen unos hombros para llorar, oreja y lóbulo aparte. De hecho mis hombros no sirven tanto para eso.  Ni casi para sostener esta cabeza no tan pensante. Son hombros finos. De mis hombros y mi torso se han dicho necedades; las han dicho mi abuela, mi tía, su marido, mi tío, su mujer, mi jefe, su hijo, casi todos lo han dicho menos mis amantes, mi madre, mis hermanos o mis amigos. Me estoy desviando del tema principal:

me autorretracto de lo que dijera tantas veces.

Mi espalda no ha perdido su cisne.

No hay nube grís.

Todo estoy bien dispuesto.

Y si, definitivamente si, valgo la pena;

no soy un cáncer como dije,

no soy la muerte, como dije,

ni soy un tumor de los que matan así que mundo:

deja que me expanda.


La historia del arte me salve

y me tenga en su gloria, para siempre.


© Texto: Ivan FS Malevoski Luca, 2011

© Foto: F. Javier Linares, 2011


¡¡¡Arde Cenes!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El fuego azota de nuevo Cenes.

En otras ocasiones, y en las circunstancias de bonanza del ladrillo que se llegaron a dar hace ya algunos años, la razón parecía obvia: conquistar terreno para suelo, en un futuro, urbanizable. Pero en esta ocasión, y por desgracia como en otras, parece que la razón está mas cerca del maldito descuido o de la desgraciada ignorancia de algún burro aburrido que desconoce la importancia de preservar el poco monte que nos queda libre de hormigón armado.

Así que, otra vez, como cada año, el fuego asoma para cambiar el paisaje de un pueblo, puerta de Sierra Nevada, que ya fue machacado a base de cemento y arena.

Por motivos familiares he tenido que hacer las fotos desde la terraza de mi casa; esta vez el fuego ha venido a mi. El sol caía a plomo a las cuatro de la tarde, circunstancia poco idónea para la práctica fotográfica, y la limitación de movilidad se dejaba notar, pero las cosas ocurren cuando están previstas en la agenda cósmica y por lo menos en esta ocasión los tragos de cerveza bien fría hacían olvidar, casi por completo, los hándicap que se me habían asignado para esta ocasión.

Espero no tener que volver a subir fotos de incendios.

© F. Javier Linares, 2011


Incendio en Cambil

El olor a quemado me puso sobre aviso pero hasta que no empecé a oír las explosiones no me asomé a la terraza. Entonces descubrí una columna de humo que provenía de la parte baja de Cenes, justo debajo de mi casa. Una nave de Viveros Cambil estaba ardiendo. Así que cogí la cámara y recordando mis tiempos de fotoperiodista bajé corriendo para dar constancia de lo que acontecía. Llegue de los primeros y hasta que la policía nos desalojó pude sacar algunas imágenes. Aquí están las que me parecen más interesantes. Lo mejor: no ha habido ningún herido; los daños materiales, ya se repondrán.

Periódicos de Granada, periódicos de Andalucía, agencias todas….. ¡busco trabajo!

© F. Javier Linares, 2011


De largo

 

Copyright fotografía: F. Javier Linares


A %d blogueros les gusta esto: