Archivo mensual: abril 2012

365 ramas y un brote

30 de abril de 2012 (121/366)

Dieciocho razones para leer.

Adios lluvioso abril!

Anuncios

365 ramas y un brote

29 de abril de 2012 (120/366)

“Universo paralelo” -Sombra del pasado.-


Asomado

28/04/12

Al final del día.


365 ramas y un brote

28 de abril de 2012 (119/366)

“Universo paralelo” -Minino al sol de la sombra-


365 ramas y un brote

27 de abril de 2012 (118/366)

“Universo paralelo” -Doble atropello sombrío-


365 ramas y un brote

26 de abril de 2012 (117/366)

“Universo paralelo” -La sombra del amor.-


365 ramas y un brote

25 de abril de 2012 (116/366)

“Universo paralelo”
Corría tan deprisa como le permitía su aliento. Al llegar a la esquina giró a toda velocidad y se paró de golpe, con la espalda pegada a la pared y los ojos tan cerrados que le dolían las sienes de tanta presión. Entonces, comenzó a abrirlos despacio, muy despacio. La luz iba penetrando en sus pupilas como diminutas agujas que se iban clavando en la retina, una tras otra, dibujando una copia exacta de las cosas que tenía delante.

Pero aguantó estoica, con la cabeza erguida, mientras reunía el valor suficiente para mirar al suelo. Lenta, como quien sabe exactamente lo que va a encontrarse pero intenta retrasar el momento aunque sólo sea por unos esperanzadores instantes, comenzó a bajar la mirada en dirección a sus pies.

Lucía acudía todos los fines de semana a casa de su tío y como cada sábado, perdida en la enorme biblioteca, hurgando curiosa como quien busca un libro prohibido, se había topado con un tratado sobre el espacio y el tiempo en el que había podido leer, entre algún indescifrable párrafo, que si alcanzas la velocidad adecuada, puedes perder de vista tu propia sombra.

No había marcha atrás, se había metido en su adolescente y testaruda mollera, llevar a cabo la difícil empresa de engañar a aquella oscura silueta que le seguía fiel desde siempre.

Ya, desde muy pequeña, se pasaba horas y horas tumbada sobre la cama observando, como en una película de cine, las sombras que se filtraban por la ventana representando su magistral drama sobre la pared blanca del dormitorio.
Algunas pasaban deprisa y se cruzaban con otras que, a la misma velocidad, se deformaban al llegar a la barroca cenefa del techo. Otras sin embargo permanecían largos ratos en la pared mientras hablaban, discutían y reían.

Pero todas tenían algo en común que inquietaba profundamente a Lucía. Era como si, mirando de reojo, todas aquellas sombras esperaran, maquiavélicas, un momento de descuido para robarle el alma a la joven niña y llevársela para siempre a su universo paralelo. Por eso, cuando el sueño empezaba a ganarle la batalla, se levantaba de un salto, sin mirar a la pared, y se abalanzaba sobre las cortinas para cerrarlas de golpe.

Entonces las voces, las risas, los susurros, se iban desvaneciendo a la par que sus ojos, por fin, cerraban su particular telón hasta el siguiente pase.

Detrás de la esquina, Lucia seguía bajando paulatinamente la cabeza hacia el suelo mientras terminaba de abrir sus profundos ojos negros. Las manos le sudaban y el corazón le latía tan fuerte y rápido que parecía que en cualquier momento iba a salir de su pecho rompiendo el peto vaquero que llevaba ese día. Pero cuando alcanzó a ver sus pies se percato de que ya no estaba. Eureka!, su sombra había desaparecido, había conseguido dejarla atrás. Eufórica y emocionada volvió a cerrar los ojos pensando en aquellas tardes de infancia junto a las sombras de la pared y esbozando una sonrisa victoriosa alzó la mano como el púgil que acaba de dejar ko a su adversario.

Luego inspiro el aire húmedo con olor a tierra mojada, abrió el paraguas, y siguió su camino. Le encantaba jugar a perder su sombra los días de lluvia, esos días en que la luz nos engaña al pasar y las siluetas atonales, que siempre nos acompañan, se toman un descanso para contar las almas de las jóvenes niñas que, descuidadas, se quedaron dormidas en su universo paralelo.

© F. Javier Linares


365 ramas y un brote

24 de abril de 2012 (115/366)

“Universo paralelo” -Prohibido pasear por la pared.-


No hay camino al paraiso…

De nuevo nos reunimos con Manolo Bello en el homenaje que organizó la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Huetor Vega a través de su Proyecto “Paso del Zute” y enmarcado dentro de la segunda edición del Al Andaluz Photofestival de Granada. Todo ello gracias al esfuerzo, dedicación y pasión que José Luis López Rojas pone en todo lo que hace.
Fue un espacio para el reencuentro con viejos y buenos amigos y para volver a oir la impresionante voz de Lara Bello que hizo mover los cimientos de nuestras almas embrujadas por las fotografías de dos de los artistas más cercanos al cielo que a la tierra, Manolo Bello y Bernard Plossue.

Poesía, no creo que exista mejor palabra para definir la obra de Manolo. Por eso he querido acompañar con poesía algunas de las fotos que la cortina de mis lágrimas me dejó tomar en este merecido y esperado homenaje.

No hay camino al paraiso…

Fueron tres besos
el primero por angustia
el segundo por amor
el tercero de dolor,
pero de todos los cielos
mi cielo preferido…
…es el cielo de tu boca.

-Manolo Bello-

Hay un pájaro azul en mi corazón
que quiere salir
pero soy demasiado listo, solo le dejo salir
a veces por la noche
cuando todo el mundo duerme.
le digo sé que estas ahí,
no te pongas
triste.

luego lo vuelvo a introducir,
y él canta un poquito
ahí dentro, no le he dejado
morir del todo
y dormiremos juntos
así
es nuestro
pacto secreto
y es tan tierno como
para hacer llorar
a un hombre, pero yo no
lloro,
¿lloras tú?

-Charles Bukowski-

Hay un lugar para nosotros
En algún lugar, un lugar para nosotros
Paz y calma y aire libre
Esperándonos
En alguna parte
Hay un tiempo para nosotros
Algún día un tiempo para nosotros
Tiempo juntos, con tiempo de sobra
Tiempo para aprender
Tiempo para cuidar
Algún día, en algún lugar
Vamos a encontrar una nueva manera de vivir
Vamos a encontrar una manera de perdonar
En alguna parte
Hay un lugar para nosotros
Un tiempo y un lugar para nosotros
Toma mi mano, estamos a mitad de camino
Toma mi mano
Y yo te llevaré allí
De alguna manera
Algún día, en algún lugar

-Tom Waits-

Al cielo que ya está oscuro
no le falta ninguna estrella
y tomo aliento
porque presiento una noche larga y difícil
y velaré con los dioses
tambien por los idiotas
para sentirme grande.

-Manolo Bello-

Así es Manolo…


365 ramas y un brote

23 de abril de 2012 (114/366)
ANIVERSARIO DE “LA SOMBRA DEL ÁRBOL”

“Universo paralelo” -Un músico en la sombra-

Hoy hace un año que La sombra del árbol inicio su andadura virtual para compartir con todos vosotros mis sueños, mis inquietudes, un trocito de mi vida.
Las expectativas se han cubierto con creces, hemos sobrepasado las 15.000 visitas y me he ahorrado un buen dinero en psicólogos, y todo ello gracias a los seguidores de este blog que habéis tenido a bien tomaros un descanso bajo la sombra de este humilde árbol.

Durante esta semana iré publicando el segundo de los monográficos de 365 ramas y un brote, un proyecto que se inicio con el año en curso y que, además de suponer un titánico esfuerzo, me está aportando una nueva visión sobre el hecho de compartir mis fotografías y reflexiones con alguien más que el cajón de mi alma . Universo paralelo recoge una serie de instantáneas que llevan como tema común el inquietante mundo de las sombras.
Así mismo, el miércoles volveré a publicar un relato con el mismo nombre que este monográfico y que cuenta la relación de una adolescente con las misteriosas figuras de su universo paralelo.

Mi eterno agradecimiento a todos vosotros.


365 ramas y 1 brote

22 de abril de 2012 (113/366)

Esperando pecar.


365 ramas y 1 brote

21 de abril de 2012 (112/366)

Una ventana abierta de par en tres.


Asomado

21/04/12

Te traigo el mar por el cielo (6)
De la serie de fotografías de nubes “Te traigo el mar por el cielo” realizada desde la terraza de mi casa.


365 ramas y 1 brote

20 de abril de 2012 (111/366)

Nerviosas por el inminente estreno, agitan sus abanicos para ahogar sus sofocos.


365 ramas y 1 brote

19 de abril de 2012 (110/366)

La vida no se trata de sobrevivir a una tempestad sino de aprender a danzar bajo la lluvia.


365 ramas y 1 brote

18 de abril de 2012 (109/366)

Fumando espero la mujer que yo quiero.


365 ramas y 1 brote

17 de abril de 2012 (108/366)

A merced del viento.


365 ramas y 1 brote

16 de abril de 2012 (107/366)

A veces no se si reir o rezar, pero la verdad, siempre encuentro respuesta cuando río.


365 ramas y 1 brote

15 de abril de 2012 (106/366)

“Vive la santa pobreza, y serás rico”, dijo un cura comiendo cordero.


365 ramas y 1 brote

14 de abril de 2012 (105/366)

“… mira ahora, mira ahora, mira, mira, mira ahora, puedes mirar, que ya me he puesto maquillaje, je, je, je…”
(Maquillaje, Mecano)


Asomado

14/04/12

Te traigo el mar por el cielo (5)
De la serie de fotografías de nubes “Te traigo el mar por el cielo” realizada desde la terraza de mi casa.


Juan Manuel Díaz Burgos, puro deseo.

Si cierras los ojos y te limitas a oír sus palabras te sorprende no encontrar, al abrirlos, a un joven fotógrafo lleno de entusiasmo y amor por la fotografía y por la vida. En su lugar descubres a una persona con un gran bagaje profesional, con unos cuantos de años muy bien llevados, pero igualmente lleno de esa pasión que irradiamos cuando nos enamoramos de este bello arte de captar instantáneas.
Y es que Juanma lo tiene todo, experiencia sobrada y más que demostrada y ese delirio necesario para hacer, y hacer bien, exquisitamente bien, tu trabajo.

Ayer fue un verdadero placer volver a compartir pasión con este pedazo de fotógrafo, esta vez en el marco de las actividades del Al-Andaluz Photofest de Granada que empieza sus actividades en la edición de este año con el mejor prólogo posible, su exposición “Deseo”.

Deseo es el trabajo que todos hubiéramos querido hacer, deseo es lo que no debemos dejar de sentir cuando tenemos la cámara en nuestras manos y deseo con todas mis fuerzas, cuando la vida me dé la oportunidad de cumplir los años de Juanma, no haber perdido la emoción, la fogosidad y el entusiasmo que este “joven fotógrafo” pone en lo que hace; pero sobre todo, deseo saber desnudarme ante todos con la naturalidad, profesionalidad y sabiduria de Juan Manuel Díaz Burgos

Gracias Juanma por poder disfrutar de nuevo de ti.

© F. Javier Linares


365 ramas y 1 brote

13 de abril de 2012 (104/366)

Que no te engañen, éstos son los verdaderos mercados.


365 ramas y 1 brote

12 de abril de 2012 (103/366)

Se sabe que los gemelos desarrollan su propio “lenguaje” que sólo ellos comprenden. Este proceso es conocido como criptofasia.
Camiseta azul: -Te has puesto mi camiseta rosa-
Camiseta rosa: -y tú la mia azul-
Madre (fuera de campo): -¡Sandra, o dejas ya de desdoblarte o me vas a volver loca!-


365 ramas y 1 brote

11 de abril de 2012 (102/366)

“¿Mi casa? Mi casa está donde dejo mi silla de montar.”


365 ramas y 1 brote

10 de abril de 2012 (101/366)

Después de tanto tiempo juntos ya no había forma de distinguirlos, excepto por que ella seguía llevando el peso.


365 ramas y 1 brote

9 de abril de 2012 (100/366)

Mientras observaba como el anciano recogía la moneda pensó en la frase del célebre Joubert Petrus Jacobus : “El dinero es un estiércol estupendo como abono, lo malo es que muchos lo toman por la cosecha.”


El extraño viaje del Sr. Brown

El viaje desde Wisconsin le estaba resultando interminable, aunque la expectación de vivir la Semana Santa en primera persona le mantenía despierto, con un millar de mariposas aleteando en la boca del estómago.
La sola idea de imaginar a esos hombres disfrazados al más puro estilo Ku Klux Klan le erizaba los pelos y la profunda fascinación que le causaron aquellas imágenes del Milwaukee Journal Sentinel, con esas bellas mujeres vestidas de negro portando enormes velas encendidas , las alineadas formaciones de jóvenes músicos y, sobre todo, aquellas grotescas figuras con sus brillantes capirotes de intensos colores, le llevaron a cometer la locura de venir desde los Estados Unidos sólo para un día, un sólo día para llevarse de vuelta a casa las mejores fotografías que nadie pudiera imaginar.

Cuando llegó a hotel, apenas tuvo tiempo de refrescarse la cara y cambiar sus zapatos por otros más cómodos que había comprado para la ocasión.
No había tiempo que perder. Cogió su cámara de fotos y salió a la calle.
No llevaba ningún callejero, ni siquiera un programa con los itinerarios de ese día, pero no le hizo falta; bastó con seguir la marabunta de gente que, saliendo de todos los rincones como inesperadas apariciones, iban sincronizando su peregrinar en una sola dirección.

La cámara colgada de su cuello y el dedo, presto, en el disparador.

Algunos penitentes, sin su peculiar tocado, corrían en grupos camino de la iglesia, sede de su Hermandad, al igual que aquel rezagado e inquieto niño que, trompeta en mano, andaba apresurado mientras su madre le terminaba de abrochar los últimos botones de la chaqueta.

Por fin llego a las inmediaciones de la Iglesia de Santo Domingo y el fuerte olor a incienso que flotaba en el aire le traspasó los sentidos envolviéndolo en una especie de trance que crecía conforme se iba acercando, no sin esfuerzo a través del tumultuoso gentío, hasta la misma puerta del templo.
En rigurosa disciplina y a la orden del Hermano Mayor, los distintos integrantes de la procesión iban pasando por delante invadiendo sus sentidos a golpe de aromas, texturas y sonidos. Y con los ojos como platos y la boca levemente abierta asistía atónito a aquel majestuoso e insólito ceremonial. Ni siquiera el estruendoso repiqueteo de los tambores le hacía salir de aquel extraño trance que, por el contrario, crecía exponencialmente conforme avanzaba el quimérico desfile y su dedo, presto sobre el disparador, permanecía inmóvil, tenso, paralizado, al igual que el contador de su cámara. Nunca en su vida había visto un espectáculo igual, ni siquiera aquel año que estuvo en los Carnavales de Río. Aunque esa era otra historia.

Sin apenas darse cuenta, el último paso, acompañado de su correspondiente banda de música, hizo acto de presencia y como un zombie, programado para hacer lo mismo que todos, todos por igual, comenzó a caminar detrás de la comitiva procesional.
Durante horas estuvo deambulando como hipnotizado, con sus sentidos a dos metros sobre el suelo, impresionado por todo lo que ocurría a su alrededor, y su dedo, presto sobre el disparador, seguía inmóvil, paralizado, como hasta ahora.

Sólo el luminoso de la cafetería del hotel le hizo reaccionar. Miro a su alrededor, con la expresión de un niño perdido, suspiro varias veces y se dirigió hacia la entrada. Cansado y aturdido subió a su habitación y se desplomo sobre la cama quedando profundamente dormido sin hacer la mas mínima oposición a los arrumacos de Morfeo.

Una voz se percibía en la lejanía:

-Señor Brown, Señor Brown…

La azafata tuvo que zarandearlo repetidamente para sacarlo de su profundo sueño. Artie Brown abrió los ojos de un golpe, como si un resorte interno se hubiera disparado. Estaba confuso y desorientado.

-Dónde estoy? Pregunto.

-No se preocupe Señor, se ha quedado dormido. Ponga el asiento en posición vertical, tomaremos tierra en pocos minutos.

Tardo un rato en entender lo sucedido, pero tras estirarse todo lo que le permitió la estrechez del asiento y mientras venían a su memoria aquellas fotos del periódico local de Milwaukee , sonrió plácidamente, saco su cámara de la bolsa y puso su dedo, presto, sobre el disparador.
Aún tenía todo un día para sacar las mejores fotografías que nadie pudiera imaginar.

Copyright texto y fotos: F. Javier Linares


365 ramas y 1 brote

8 de abril de 2012 (99/366)

“Santa Semana” -Pasión canina.-


365 ramas y 1 brote

7 de abril de 2012 (98/366)

“Santa Semana” -Un beso tres estrellas.-


Asomado

07/04/12

Te traigo el mar por el cielo (4)
De la serie de fotografías de nubes “Te traigo el mar por el cielo” realizada desde la terraza de mi casa.


365 ramas y 1 brote

6 de abril de 2012 (97/366)

“Santa Semana” -Saeta gitana.-


365 ramas y 1 brote

5 de abril de 2012 (96/366)

“Santa Semana” -Quién fuera niña…-


365 ramas y 1 brote

4 de abril de 2012 (95/366)

“Santa Semana” -Anarquía procesional.-


365 ramas y 1 brote

3 de abril de 2012 (94/366)

“Santa Semana” -Curioso a la luz de las velas.-


365 ramas y 1 brote

2 de abril de 2012 (93/366)

“Santa Semana” -La elegida.-


365 ramas y 1 brote

1 de abril de 2012 (92/366)

“Santa Semana” -El humo ciega tus ojos.-
Primero de los monográficos de 365 ramas y 1 brote.

La calle se torna insoportable; una marabunta de gente impide el normal tránsito y el bullicio anula cualquier comunicación normal; numerosas personas ocultan su rostro bajo capirotes de colores estridentes anunciando su penitencia, mujeres y niñas de negro nos devuelven a épocas pasadas; las bandas de música inundan la ciudad con sus toques de trompeta y redobles de tambor terminando de bloquear nuestros sentidos y el olor a incienso se mete en tu cerebro elevandote a un estado de semiconsciencia…. en definitiva, el escenario perfecto para fotografiar.


A %d blogueros les gusta esto: