Archivo mensual: junio 2012

Asomado

30/06/12

Volvemos a asomarnos al cielo; no me canso.

Anuncios

365 ramas y 1 brote

30 de junio de 2012 (182/366)

“Los enamorados de la casa azul”

Y con junio completamos medio año de “365 ramas y un brote”. No me cansaré de dar las gracias a todos aquellos que os tomais la molestia de venir a visitarme a “La sombra del árbol”


365 ramas y 1 brote

29 de junio de 2012 (181/366)

Así que, si viajas a la feria del país del norte,
donde los vientos golpean fuerte en la frontera,
dale recuerdos de mi parte
a una chica que vive allí,
en otro tiempo ella fue mi verdadero amor.
-Girl Of The North Country, Bob Dylan-


365 ramas y 1 brote

28 de junio de 2012 (180/366)

Su virtuosismo era tal que, a veces, su brazo izquierdo entonaba una melodía casi inaudible sólo percibida por los amantes incondicionales del arte.


365 ramas y 1 brote

27 de junio de 2012 (179/366)

Se sentó frente a las enormes caras que le intimidaban desafiantes y al rato, quedó dormido, como si nunca hubiera sentido que le observaban. El salitre hizo el resto, los años ayudaron.


365 ramas y 1 brote

26 de junio de 2012 (178/366)

Voy por mi camino sin preocupación,
pasa la gente y me miran mal,
pero no me importa, a mí me da lo mismo,
hoy estoy alegre y tengo ganas de saltar.

Yo digo salta,
salta conmigo,
digo salta,
salta conmigo,
salta,
salta conmigo…
…¡Salta!


365 ramas y 1 brote

25 de junio de 2012 (177/366)

“A veces no se si estoy dentro o fuera…”


365 ramas y 1 brote

24 de junio de 2012 (176/366)

Momentos de reflexión en un día de feria.


Asomado

23/06/12

Las bicicletas son para el verano, por la noche.


365 ramas y 1 brote

23 de junio de 2012 (175/366)

“Las lágrimas más amargas que se derramarán sobre nuestra tumba serán las de las palabras no dichas y las de las obras inacabadas.”
-Harriet Beecher Stowe-


365 ramas y 1 brote

22 de junio de 2012 (174/366)

El horizonte de sucesos es una superficie imaginaria de forma esférica que rodea a un agujero negro, en la cual la velocidad de escape necesaria para alejarse del mismo coincide con la velocidad de la luz. Por ello, ninguna cosa dentro de él, incluyendo los fotones, puede escapar debido a la atracción de un campo gravitatorio extremadamente intenso. (Wikipedia)


365 ramas y 1 brote

21 de junio de 2012 (173/366)

Alquilar

1. Dar o tomar alguna cosa para hacer uso de ella por un tiempo y precio determinados:
alquilar una casa, un coche.
2.-Ajustarse para un trabajo o servicio:
alquilarse al mejor postor.

… sigue corriendo!!!


365 ramas y 1 brote

20 de junio de 2012 (172/366)

El enamoramiento es un estado emocional surcado por la alegría y la satisfacción de encontrar a otra persona que es capaz de comprender y compartir tantas cosas como trae consigo la vida. Desde el punto de vista bioquímico se trata de un proceso que se inicia en la corteza cerebral, pasa al sistema endocrino y se transforma en respuestas fisiológicas y cambios químicos ocasionados en el hipotálamo mediante la segregación de dopamina. (Wikipedia)


365 ramas y 1 brote

19 de junio de 2012 (171/366)

La manera mas rápida de desplazarse que tiene un animal, humano o no, sin utilizar ningún artilugio ajeno a su própia fuerza motriz, es correr.
La manera más fácil de perderse es correr sin destino alguno, aun cuando supone un placer añadido.


365 ramas y 1 brote

18 de junio de 2012 (170/366)

Cada tres pasos miraba hacia atrás, hacía la calle vacía repleta de rostros desconocidos. Pero ellos ya no estaban, salvo en los sueños que tenía durante la siesta. De noche, veía las gastadas fotos una y otra vez.


365 ramas y 1 brote

17 de junio de 2012 (169/366)

Amaba la música y todos los domingos se levantaba de un salto deseosa de salir a la calle donde sabía, a ciencia cierta, que en pocos minutos una melodía le conduciría a cualquier rincón de la ciudad donde músicos callejeros despejan las nubes de las corazones de los viandantes. Así es Granada.


365 ramas y 1 brote

16 de junio de 2012 (168/366)

La siesta y la peonza.


Asomado

16/06/12

La noche trae al barrio fantasmagóricas figuras que deambulan erráticas hasta el amanecer.


365 ramas y 1 brote

15 de junio de 2012 (167/366)

Usar y tirar (XI)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak Ektapress 400.


365 ramas y 1 brote

14 de junio de 2012 (166/366)

Usar y tirar (X)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak Ektapress 400.


365 ramas y 1 brote

13 de junio de 2012 (165/366)

Usar y tirar (IX)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak Ektapress 400.


365 ramas y 1 brote

12 de junio de 2012 (164/366)

Usar y tirar (VIII)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak Ektapress 400.


365 ramas y 1 brote

11 de junio de 2012 (163/366)

Usar y tirar (VII)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak Ektapress 400.


365 ramas y 1 brote

10 de junio de 2012 (162/366)

Usar y tirar (VI)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak TMAX400.


Asomado

09/06/12

Otra escena del incendio desde la terraza de casa… sobre las chimeneas.


365 ramas y 1 brote

9 de junio de 2012 (161/366)

Usar y tirar (V)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak TMAX400.


365 ramas y 1 brote

8 de junio de 2012 (160/366)

Usar y tirar (IV)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak TMAX400.


365 ramas y 1 brote

7 de junio de 2012 (159/366)

Usar y tirar (III)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak TMAX400.


365 ramas y 1 brote

6 de junio de 2012 (158/366)

Usar y tirar (II)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak TMAX400.


Día mundial del Medio Ambiente

“Así, puedes echarte al suelo, apretarte contra la madre tierra, con el seguro convencimiento de que tú eres uno con ella y ella una contigo. Estás tan firmemente fundamentado y eres invulnerable como ella, más bien mil veces más fuerte e invulnerable. Tan seguro como que ella te tragará mañana, tan seguro como que te parirá de nuevo para renovadas ambiciones y sufrimientos. Y no sólo algún día: ahora, hoy, a diario te da luz, no una vez sino miles y miles de veces, como también te devora miles de veces a diario. Porque eternamente y siempre es sólo ahora, este único y mismísimo ahora, el presente es lo único que nunca se acaba.
En la comtemplación de esta verdad (raramente consciente para el individuo que actúa) se encuentra la base de cada acción ética y valiosa. Evita que el hombre noble se juegue el cuerpo y la vida, únicamente por una meta reconocida o tenida por buena, sino que -en raros casos- se entregue con corazón tranquilo, también allí donde no hay esperanza de salvar su persona. Ella guía -seguramente con menor frecuencia- la mano del benefactor que sin aspirar a recompensa alguna entrega lo que a él mismo no le sobra a fin de aliviar el sufrimiento ajeno”

Mi concepción del mundo, Erwin Schrödinger

Hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, quiero recuperar un relato al que le tengo mucho cariño. Espero que os guste.
Y ya sabeis, el medio ambiente somos todos.

EL MACHO ALFA

El sol caía a plomo como una dama que, con la mano rozando su frente, deja flácido su cuerpo con la esperanza de que algún apuesto caballero le recoja en sus brazos antes de llegar al suelo.
Pero ya no quedan caballeros, así que los rayos rebotaban contra el pavimento devolviendo una bruma caliente que desfiguraba los contornos, y las figuras parecían desvanecerse en el pesado aire. Eso y que, después de siete días sin ingerir alimento alguno, sus ojos no atinaban a enfocar mas allá de los barrotes.

Desde el interior de la jaula las cosas se veían diferentes, como un puzzle de piezas rectas y verticales, fácil de resolver pero tan velozmente cambiante que no le daba tiempo a organizar la escena antes de que ésta se hubiera transformado en otra. Y vuelta a empezar. Tampoco tenía otro recreo excepto el enorme neumático colgado del techo pero, después de aterrizar en el bebedero, había desistido de volver a columpiarse.

Y las uña. Las tenía extremadamente sucias, con restos de excremento y paja que junto con el sudor de sus manos componían un pastoso potingue que le irritaba los ojos cuando se desperezaba por las mañanas. Y durante el día, con el extremo afilado de un largo palo que le servía a su vez para defenderse, se entretenía en limpiarlas mientras trataba de recordar cómo había llegado a esa lamentable y drástica situación.

Arthur, el vecino de la jaula contigua lo miraba a menudo con cara de pocos amigos. Era un chimpancé fuerte, con la arrogancia que da la juventud, y se permitía retarle cobijado por la distancia que mediaba entre los dos habitáculos. Pero lo que al principio le pareció divertido se había convertido en una situación molesta para su avanzada edad y sólo mostraba una sosegada indiferencia hacia las provocaciones de su inmaduro adversario.


Recordó que, cuando lo aceptaron en el zoo, exhibía orgulloso un aire de galán conquistador que conservaba desde aquellos tiempos de juventud en los que el departamento de zoología de la facultad se había convertido en su segundo hogar, gracias a su inusual inteligencia. Desde el primer día le acompañó aquella voluptuosa pelirroja de grandes ojos negros, de mente lúcida e ingeniosa, que si bien no le parecía demasiado guapa, le resultaba tremendamente sensual. A veces su ardiente y acelerada imaginación la recreaba en su querida selva, sobre la rama de un enorme árbol, mostrando desafiante su encendido trasero para atraer de manera fulminante al privilegiado macho alfa.

Y allí estaba ahora, agarrado a los barrotes mientras balanceaba su cuerpo con una cadencia casi perfecta.

Varias personas, entre las que se encontraba un eminente zoólogo de la Universidad de Málaga al que había conocido años atrás, intentaban alimentarlo arrojando cacahuetes, fruta y alguna galleta, y aunque sólo algunas de las viandas lograban alcanzar su objetivo, tampoco le importaba mucho. Ajeno a todo, su aturdida mente iba entrando en un túnel sinuoso que hacia cerrar sus ojos en periódicas sacudidas.

Sólo tuvo tiempo de mirar fugazmente a su vecino Arthur antes de perder el conocimiento.

El estridente sonido de la sirena le hizo reaccionar.

El bote de suero colgaba por encima de su cabeza balanceándose de un lado a otro atendiendo a las pronunciadas curvas que dibujaba la unidad móvil. Una hermosa enfermera le tomaba la tensión mientras le dedicaba una tierna sonrisa. Él le respondió con otra, mucho más salvaje y sensual, como sólo saben poner los machos alfa en época de celo.

¿Dónde estoy? preguntó. Pero su débil voz no obtuvo respuesta.
Aún trataba de recordar cómo había llegado a esa lamentable y drástica situación.

Después de varios días en el pabellón psiquiátrico su estado mejoró notablemente pero, cada vez que su anciana esposa le dejaba sólo, cerraba los ojos con fuerza y su mente, libre al fin, se adentraba entre los árboles de los frondosos bosques tropicales en busca de una respuesta, o de aquella voluptuosa pelirroja.
Nunca lo sabremos.

Copyright texto y fotos: F. Javier Linares


365 ramas y 1 brote

5 de junio de 2012 (157/366)

Usar y tirar (I)
Serie realizada con la cámara de un sólo uso Kodak Stretch 35 y recargada con pelicula Kodak TMAX400.

Comienzo hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, con la serie “Usar y tirar” realizada con cámaras de un sólo uso recicladas para poder disparar con ellas no sólo una vez si no hasta que el desgaste mecánico, própio de estas cámaras de plástico, hacian inviable su reutilización.


365 ramas y 1 brote

4 de junio de 2012 (156/366)

Cincuenta y siete años esperando el autobus, día tras día, semana tras semana, cana tras cana…
Algun día pasaría por delante de sus narices y quería estar preparado, con su mejor camisa, con su mejor desaliento.


365 ramas y 1 brote

3 de junio de 2012 (155/366)

Todos buscamos incoscientemente un niño al que enseñar, esa es la única manera que tenemos los adultos de aprender.


365 ramas y 1 brote

2 de junio de 2012 (154/366)

En este mundo de mierda, nadie sin cagar se escapa.


Asomado

02/06/2012

En cada operativo, los pilotos del Infoca demuestran su virtuosismo en el manejo del helicoptero. Gracias a ellos se puede actuar puntualmente en zonas de dificil acceso.


365 ramas y 1 brote

1 de junio de 2012 (153/366)

No hay vuelta atrás. Por alguna extraña razón, la naturaleza castiga a los niños, buenos o malos, a crecer hasta transformarse en adultos que se limitan a seguir las indicaciones de la pared.


A %d blogueros les gusta esto: